Alfredo Padilla: El dialogo es parte de la lucha por el cambio democrático

El diálogo no debe ocurrir solamente por arriba sino también por la base social y en tal sentido aliados con la Red de Tolerancia se  desarrolla el programa Diálogos para la reconciliación, así lo expresó el dirigente Alfredo Padilla, director general de la Asociación de Trabajadores Emprendedores y Microempresarios (ATRAEM).

ALFREDO PADILLA

Padilla señaló que la necesidad del diálogo para buscar soluciones a la inseguridad y otras calamidades no es una bandera del gobierno ni de la oposición sino un reclamo de la sociedad venezolana que, según las encuestas, desde hace mucho tiempo, viene anhelando que las dirigencias políticas lleguen a acuerdos que favorezcan la solución de problemas. “Pero ese proceso de diálogo para ser verdaderamente productivo y sustentable, no debe ocurrir solamente entre cúpulas o las diversas instancias de gobierno, nacional, regional y municipal, sino que debe ocurrir también en la base social, en las diversas comunidades, de trabajo, de estudio y de familia, que conforman la sociedad venezolana”, dijo.

Explicó que esa base social están compuestas por ciudadanos con pensamientos políticos diferentes, como corresponde a toda sociedad democrática, pero afrontan problemas que le son comunes, cuyo abordaje debe ser objeto de los diálogos a nivel de sus respectivas comunidades, vecinales, laborales y familiares. “El diálogo comunitario además de contribuir a resolver sus problemas específicos, aunque de forma limitada a su respectivo nivel y localización, sirve de mecanismo de presión hacia la dirigencia política, para que, en medio de sus naturales divergencias políticas, no desistan de buscar acuerdos frente a las mayores calamidades que padece toda la población”.

 

El también coordinador del Movimiento para la Defensa del Patrimonio Familiar se refirió a discusión sobre aceptar o no la proposición de diálogo formulada por el presidente Nicolás Maduro, “La búsqueda del cambio democrático que necesita nuestro país y desea la mayoría de los venezolanos, no  está reñido con la política que propicie el diálogo, tanto por arriba como por abajo. Al contrario, el establecimiento de un clima de diálogo favorece la perspectiva de un cambio democrático, toda vez que la creación de ese clima significa la derrota del autoritarismo y la imposición, como forma de gobierno”, afirmó.

 

Indicó que rechazar el diálogo significa poner en duda el verdadero talante democrático de quien lo hace, el diálogo es parte de la lucha por el cambio democrático, ya que esto refleja una derrota al autoritarismo y los intento de muchos de imponer un pensamiento único. “Que el gobierno, que se ha venido caracterizando por la imposición decida llamar a un diálogo, quizás admitiendo sus errores o como manipulación del sentimiento popular a favor del diálogo o como una maniobra para silenciar la crítica o una combinación de todas estas motivaciones, no puede inducir a la oposición democrática a rechazar esa posibilidad de diálogo sino, al contrario debe asumirla, estimularla y protegerla de cualquier intento de banalización de su significado, como instrumento propio de toda democracia”.

 

 

Los obstáculos político-culturales para el diálogo social

 

Respecto de la posibilidad de desarrollar el diálogo en la base social, Padilla declaró que a pesar de existir en la sociedad venezolana un amplísimo consenso a favor del diálogo, este deseo se encuentra obstaculizado por una serie de factores políticos y culturales que los inhibe como son la polarización la confrontación política entre otras razones. “Nosotros, desde ATRAEM, MODEPAF y en alianza con la Red Tolerancia estamos desarrollando un programa denominado Diálogos para la Reconciliación, con el cual pretendemos mitigar estos obstáculos y multiplicar los diálogos de personas identificadas con el gobierno y oposición, entre los trabajadores por cuenta propia y entre los vecinos de las distintas parroquias comenzando en la gran Caracas”, concluyó.@Venprensa-Infoven.

A %d blogueros les gusta esto: