Laidy Gómez: Postura asumida por Colombia es en respuesta al último cierre de frontera

La diputada tachirense a la Asamblea Nacional por el circuito de frontera, Laidy Gómez, dijo que la decisión de Colombia de mantener cerrado el paso de vehículos para que no abastezcan combustible en Venezuela, en respuesta a las medidas presidenciales de Nicolás Maduro de bloquear la frontera, acciones que calificó como caprichosas e improvisadas.

frontera1

“Hemos observado en el pronunciamiento de la cancillería colombiana que cuando Venezuela ha tomado medidas, unilaterales e inconsultas con respecto a la frontera se genera un debilitamiento de las relaciones diplomáticas. El gobierno de Colombia no aprobó el paso de vehículos por los puentes internacionales. Esto lo vemos como una consecuencia de aquella medida unilateral tan drástica y macabra como fue el cierre de frontera que dictó Nicolás Maduro en agosto de 2015”, dijo Gómez.

Señaló que por intereses personales de allegados al gobierno se pretendió restablecer el paso de carros para vender gasolina en moneda extranjera.

“Que el gobierno colombiano aceptara la instalación de gasolineras internacionales era prácticamente darle una legitimación al contrabando. Nos parece coherente lo que plantea la canciller Holguin al momento de decir que no se pueden manejar improvisaciones, negociaciones binacionales con el interés de una de las partes”, dijo la parlamentaria.

Gómez recordó que en la Asamblea Nacional han propuesto que se si se trata de una negociación binacional de combustible debe hacerse bajo protocoles internacionales serios en las que ambos gobiernos generen utilidades para los dos países con la materialización de la lucha contra el contrabando y la frontera de paz.

“Mantenemos la propuesta de venta de gasolina venezolana a través de bombas de Pdvsa en territorio colombiano como se hizo con Argentina”, señaló.

“La conclusión que podemos tener es que la canciller detectó el negocio del señor Vielma Mora con la gasolina y las casas de cambio que quería instalar a su interés particular y sencillamente le puso un freno a ciertos personeros del gobierno que utilizan a la frontera para beneficios particulares”, agregó Gómez.

Desde el 02 de enero de 2017 está activadas estaciones de servicio en las localidades fronterizas de Ureña (Táchira) y Paraguachón (Zulia) para vender el litro de combustible en 1.000 pesos colombianos a los transportistas públicos y en 1.200 pesos a los conductores particulares procedentes de Colombia. Sin embargo, esto no se concretó porque no habían automotores para venderles porque la frontera sigue cerrada al paso de vehículos desde hace 16 meses.@venprensa -Vía EN.


VENPRENSA PIE DE PAGINA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: