CASTELLANO PURO: Destornillar y Presidenta…

1) Destornillar de la risa:

En los momentos graciosos de la vida en los cuales somos testigos o partícipes de hechos que ocurren con exacerbada comicidad, motivando en nosotros risas a mandíbula batiente difícil de detener, solemos comúnmente escuchar la frase “destornillamos de la risa”.

Tal expresión tiene uso cotidiano dentro del lenguaje coloquial o de los regionalismos costumbristas. Sin embargo, vale la pena aclarar que en el lenguaje culto o esmerado del castellano no es aceptable el vocablo “destornillar de la risa” sino “desternillar de la risa”, cuya significado idiomático no tiene otro que no sea el de reírse mucho, sin poder contenerse.

El vocablo verbal “desternillar” significa rompimiento de las ternillas (ubicadas en el área mandibular); vale decir, los cartílagos; mientras que el verbo “destornillar” se define como “la acción de extraer un tornillo”, no risas.


2) Presidenta:

Desde hace poco tiempo está circulando, principalmente a través de la vía internet, la mención acerca de que la palabra “presidenta” está incorrectamente mal empleada y que, por consiguiente –alegan los dicentes– debe expresarse “la presidente”, por ser sustantivo perteneciente al género  epiceno corriente, cuya diferenciación entre los sexos masculino y femenino estribaría en el simple uso de los artículos determinados “el” y “la”. Cabe aclarar al respecto que la palabra de marras se encuentra registrada en
el Diccionario de la Academia Española de la Lengua (DAEL), magno órgano rector de nuestro idioma; y al respecto la señala como “Persona que preside  un Gobierno”. Ergo, es un vocablo con plena validez.
En tal sentido, se sugiere no ceñirse en adelante a algunos diccionarios obsoletos. Es aconsejable recurrir a este mencionado Libro para saldar gramaticalmente cualesquiera conceptos idiomáticos dubitativos.


¡A QUE NO LO SABÍAS! – 17°.
ANTIMACASAR: Es la tela o tapera que se coloca sobre el respaldo de las
butacas donde se apoya la cabeza (muy usada en los aviones), con la intención
de salvaguardarlas del sucio o grasa generada por ésta.- @venprensa – Nelson Barreto Herrera .


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *