CASTELLANO PURO: Más conocimientos sobre el idioma

1) No hay puesto:

Se ha convertido en una costumbre arraigada el leer a la entrada de la mayoría de los estacionamientos de vehículos la coloquial frase, ya trillada, de NO HAY PUESTO, cuando quiere advertirse al público usuario sobre la carencia en ese  determinado lugar de algún lugar disponible para estacionar el vehículo.

Sin embargo, como de lo que se trata es de dar a conocer la posibilidad de la existencia de algún sitio desocupado de parqueo, lo propio en este caso es la indicación de NO HAY CUPO, pudiendo añadirse la palabra DISPONIBLE, porque el efecto deseado es el de significar la falta de capacidad real del
estacionamiento, en ese momento, de un lugar libre para dejar a buen recaudo el vehículo. Valga la redundancia: “Puestos” habrá siempre en todo momento, aún ocupados, pero lo que se procura es dar a conocer la falta de disponibilidad de ellos para permitir al usuario parquear su vehículo.

 


2) Letras femeninas y números masculinos:

Las letras se caracterizan por ser de género femenino (la “a”, una “jota”, las “w”, algunas “ñ”, estas “m”, etc.); de igual manera, los números cardinales cuando son sustantivos ostentan siempre el género masculino (el tres, un millón, este cinco, aquel veinte, ese cuarenta y dos, todos los nueve, etc.). La normativa gramatical específica que cuando ellos funcionan como adjetivos o pronombres carecen por completo de género, a excepción del “uno” y sus compuestos que tienen formas diferentes para el femenino… pero solamente a  partir del numeral veinte (veintiuna, treinta y una, ciento una, etc.); y también de las centenas a partir del numeral doscientos (doscientas mandarinas, quinientas rosas, etc.). Es decir, el vocablo “ciento” carece de femenino, por lo cual es improcedente expresar, por ejemplo, “cientas de mandarinas”.

Esta explicación viene a colación por la notoriedad de algunos dicentes, incluso profesionales de medios de comunicación, en mostrar empecinamiento en expresar, verbigracia, veintiún mujeres, treinta y un
camionetas; noventa y un alumnas; en lugar, respectivamente, de veintiuna mujeres, treinta y una camionetas, noventa y una alumnas. 


¡A QUE NO LO SABÍAS! 28°

BACETA O BAZA: Son las cartas o naipes que se quedan en un montón sin repartir, después de haber dado a cada jugador las que corresponden.- @venprensa – Nelson Barreto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: