CASTELLANO PURO: Darse o hacerse cuenta de…

 

 

1) Darse o hacerse cuenta de: Cuando alguien se percata de algo o confirma algún asunto del cual presiente duda o inseguridad, oímos todavía con regular frecuencia la errónea expresión “se da de cuenta que”.

Hay que advertir que en tal fraseo debe evitarse la preposición de y la conjunción “que” porque tal uso imprime incorrección gramatical. Lo propio es decir “darse cuenta de”. Por cierto, a ella la oímos Impropiamente en la  canción “Caballo Viejo” cuando salió al mercado disquero, pero posteriormente fue corregida por “no se da ni cuenta de” sin dislocar el ritmo musical.

 

Hay una alocución que reviste cierta semejanza y guarda invalidez lingüística por el uso de la preposición y conjunción citadas. Ella es “hacer o hacerse de cuenta que”. Pero también tiene sus bemoles en su utilización: No es lo mismo decir correctamente “Me hago cuenta de que compré un carro” que decir
impropiamente Me hago de cuenta que compré un carro. Uno siempre “hace cuenta de” o “se hace cuenta de”, pero jamás “hace de cuenta que” o “se hace de cuenta que”.


2) Pasteurización:

El afamado químico francés Louis Pasteur (1822-1895) descubrió que podía evitarse la alteración de los vinos sometiéndolos al calentamiento a 55° C por un breve período; sin que con ello el líquido en cuestión sufriera alteración  alguna; mientras que los contenidos en las botellas que no habían sido pasadas por ese proceso se convirtieron en vinagre.

Este procedimiento, que los franceses llamaron “pasteurisation”, lo aplicaron en 1864 Pasteur y su colega Claude Bernard a la leche para evitar las alteraciones de tal producto; y este proceso fue denominado en español “pasteurización”, en honor al célebre científico galo. Dicho vocablo se encuentra lingüísticamente registrado bajo el nombre de “pasterización”. Sin embargo, por tradición idiomática continuamos
otorgándole popularidad expresiva al término “pasteurización”.


¡A QUE NO LO SABÍAS! – 30°

DRIZA: Es el apropiado vocablo femenino que como nombre le corresponde a la cuerda o el cabo usados para izar o arriar las banderas o los gallardetes.-@venprensa – Nelson Barreto Herrera.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: