CASTELLANO PURO: Definición de los Números Con Ceros

1) Definición de números con ceros:

El número uno seguido de: a) Seis ceros, se llama millón: 1.000.000. b) Nueve ceros, se llama mil millones: 1.000.000.000. c) Doce ceros, se llama billón: 1.000.000.000.000. d) Quince ceros, se llama mil billones: 1.000.000.000.000.000. e) Dieciocho ceros, se llama trillón: 1.000.000.000.000.000.000. f) Veintiún ceros, se llama mil trillones: 1.000.000.000.000.000.000.000. g) Veinticuatro ceros, se llama cuatrillón: 1.000.000.000.000.000.000.000.000 h) Veintisiete ceros, se llama mil cuatrillones: 1.000.000.000.000.000.000.000 000.000; y así sucesivamente.

Es de hacer notar que las expresiones numéricas de referencias, comparadas con las inglesas,  Estadounidenses y rusas, tienen una notable diferencia: Lo que para ellos representa un billón es lo que para nosotros los hispanohablantes significa mil millones. El contenido numérico es invariable en ambos
enunciados, lo que lo desproporciona es su respectivo concepto gramatical.


2) Indio e indígena:

Muy a pesar de lo que la mayoría de los hispanoparlantes suelen creer, los vocablos “indio e indígena” no son sinónimos ni equivalentes. Son dos conceptos totalmente diferentes en su significado. “Indígena” es la persona originaria de un país; es decir, equivale a decir “nativo”, “autóctono”; razón por la cual este término puede ser aplicable tanto a Evo Morales como a su vicepresidente, pese a que éste no es de origen indio,
pero ambos son originarios de Bolivia.

En cambio, el término “indio” identifica al indígena originario de India, a quien hoy se cataloga erróneamente como hindú (practicante del hinduismo).

Lo que ha acontecido es una tergiversación universal de los vocablos de marras. Recuérdese que Cristóbal Colón supuestamente partió para la India, y al pensar haber llegado a tal destino fue lógico deducir que el gentilicio de sus moradores tenía que ser el de “indio”.

A partir de entonces, comenzó la equiparación de los nombres “indios e indígenas” a ser usados como denominación sinonimia, motivo por el cual en América llamamos “indio” al indígena que tiene costumbre y arraigos tribales. Corolario: Todo indio puede ser tratado como indígena, pero ningún indígena
puede ser equiparado con indio.


¡A QUE NO LO SABÍAS! – 32°

AMUSGAR: Es el acto de entrecerrar los ojos con la intención de ver mejor. @venprensa- Nelson Barreto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: