Contacto Saludable: Amibiasis… Una grave infección provocada por un parásito

La amibiasis es una infección provocada por un parásito o amiba.

La amibiasis o amebiasis es una infección ocasionada por un parásito protozoario unicelular llamado Entamoeba Histolytica. Es una enfermedad que puede ser muy grave.

Entamoeba Histolytica.

Existen siete amibas que pueden estar presentes en la boca e intestino del ser humano: Entamoeba histolytica, Entamoeba gingivalis , Entamoeba Harmanni, Entamoeba coli , Iodamoeba bütschii, Dientamoeba fragilis y Endolimax nana.

De todas ellas sólo algunas cepas de la Entamoeba histolytica pueden ser patógenas, es decir, dañinas para el hombre.

¿Qué es la amibiasis?

Es una enfermedad que afecta a todas las personas, con más frecuencia a los jóvenes y adultos, aunque también pueden presentarse casos graves en niños e incluso en lactantes. La amibiasis puede llegar a ocasionar la muerte por deshidratación, si no es controlada a tiempo.

¿Cómo te puedes contagiar?

Aunque puede presentarse en cualquier persona, la mayor incidencia está en los lugares tropicales, con un deficiente saneamiento ambiental y clima cálido.

La amibiasis se trasmite por medio de agua, alimentos, utensilios o directamente por vía oral cuando la persona infectada no se lava las manos después de ir al baño y la introduce en su boca, ya que el ser humano es el principal reservorio del parásito.

Tipos de amibiasis:

Existen diferentes tipos de amibiasis de acuerdo con el órgano o tejido afectado:

    •  Amibiasis intestinal crónica .

•  Amibiasis intestinal aguda.

•  Absceso amibiano hepático.

•  Amibiasis pleuropulmonar.

•  Menos comunes son la Amibiasis cutánea y la Pericarditis amibiásica.

Signos y Síntomas:

Entre los síntomas que se presentan de forma progresiva y dependiendo del lugar en que se localicen los quistes están:

    •  Diarrea líquida, generalmente acompañada de moco y sangre.

•  Fiebre elevada de 39° y más.

•  Sudoración excesiva.

•  Dolor de cabeza.

•  Cansancio.

•  Pérdida del apetito y baja de peso.

•  Náuseas y vómitos.

•  Dolor en el tórax.

•  Aumento de leucocitos en la sangre.

•  Dolor intenso en el abdomen, sobre todo al presionarlo que puede confundirse con el síntoma de otras enfermedades.

Diagnóstico:

El diagnóstico, se establece con la historia clínica y análisis de sangre y coprocultivos es decir análisis de materia fecal, para identificar quistes en muestras seriadas, es decir varias veces.

Otro estudio es la proctoscopía para observar ulceraciones y los estudios serológicos de contrainmunoelectroforesis y en análisis de sangre ELISA.

Tratamiento:

El tratamiento, se enfoca a la eliminación del parásito mediante antibióticos específicos administrados durante varios días y que tienen diferentes efectos:

– Amibicidas luminares que son fármacos que realizan su acción de destruir las amibas en el intestino, en lo que se denomina la luz intestinal.
– Amibicidas de tejidos, que destruyen las amibas a nivel de los tejidos.
– Amibicidas hepáticos, que actúan a nivel del hígado.

Entre los medicamentos están el metronidazon, formato de diloxamida, emetina y otros según sea la gravedad y localización de los quistes.

El tratamiento en ocasiones produce efectos secundarios como náuseas, vómitos, dolor de cabeza y abdominal, pero aún con ellos no debe suspenderse el tratamiento.

Durante el tratamiento es importante no ingerir bebidas alcohólicas y evitar hacerlo hasta varios días después de terminada la dosis recetada.

Prevención:

Para prevenir la amibiasis es necesario:

 Mejora las medidas higiénicas ambientales y en el hogar.
 Lavar, desinfectar y cocer bien los alimentos antes de consumirlos, sobre todo aquellos que fueron regados con aguas negras como los vegetales de hoja y las fresas.
 Evitar defecar en la tierra, sembradíos y cuerpos de agua.
 Hervir bien el agua para consumo.
 Lavar bien las manos, después de ir al baño y antes de tocar, preparar o consumir alimentos.
 Evitar las múltiples parejas sexuales.
 Evitar comer en la calle y en sitios en donde la higiene esté deficiente o dudosa.

IMPORTANTE: El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso. Vía PlanetaNoticias.com.ve – https://twitter.com/VENPRENSA – https://www.instagram.com/venprensa/ – @venprensa – SNNV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: