Frente Amplio Venezuela Libre consignó documento ante sede de la ONU

Representantes del movimiento aseguraron durante una rueda de prensa que la convocatoria de elecciones “carece de legitimidad de origen”

 

El texto dirigido al secretario general de la ONU dice lo siguiente;

Reciba ante todo un cordial saludo. Nos dirigimos a usted en la oportunidad de hacer de su conocimiento que, representantes de los diversos sectores de la sociedad civil venezolana, en conjunto con el chavismo democrático y la coalición de partidos de oposición, Mesa de la Unidad Democrática (MUD), hemos decidido conformar un Frente Amplio que lleva por nombre “Frente Amplio Venezuela Libre”, cuyo objetivo es el de obtener, a través de la vía constitucional, elecciones legítimas, justas, libres y transparentes, para lograr el cambio y el progreso en nuestro país.

Destacamos que éste es un Frente que se fundamenta en la incorporación de instituciones, organizaciones y ciudadanos que detentan la plena legitimidad en cuanto a representación de sus sectores, tal es el caso de las Federaciones de Centros Universitarios en Venezuela; la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (FEDECÁMARAS), que agrupa los gremios empresariales de la Nación; la Unidad de Acción Sindical y Gremial, la cual aglomera las cuatro principales centrales sindicales del país reconocidas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT); diversas Organizaciones No Gubernamentales; representantes designados de la Iglesia Católica y de la Iglesia Evangélica de Venezuela; el chavismo democrático en la figura de los dirigentes, partidos y ex funcionarios que decidieron deslindarse y adversar a Nicolás Maduro; la Asamblea Nacional, legítimamente electa por el pueblo venezolano; la coalición de partidos de oposición al gobierno nacional, Mesa de la Unidad Democrática; entre otros que se irán integrando en la iniciativa que se presenta.

Este Frente nace luego de que el régimen presidido por Nicolás Maduro, apoyado por la espuria y no reconocida Asamblea Nacional Constituyente y por el Consejo Nacional Electoral de Venezuela, convocase, sin fundamento constitucional válido, un ilegítimo y fraudulento proceso electoral para el próximo 20 de mayo. Esta decisión ha provocado el rechazo unánime de un masivo número de instancias de la sociedad civil y de la política venezolana, pues con ello se agudiza la tragedia social y económica que afecta al pueblo de Venezuela. Es menester destacar que la falta de voluntad del actual gobierno por encontrar soluciones a la tragedia que asola a Venezuela quedó revelada por la negativa del régimen de aceptar la propuesta avalada por los Cancilleres de Bolivia, Chile, México, Nicaragua, Paraguay y San Vicente y las Granadinas durante las reuniones entre el gobierno y la oposición venezolana, llevadas a cabo en República Dominicana a finales del pasado año. Encuentros cuya celebración fue auspiciada por la Comunidad Internacional. Los representantes del régimen venezolano se negaron a aceptar la celebración de elecciones presidenciales libres, justas, competitivas y transparentes; a permitir la apertura de un canal humanitario que facilitara el ingreso al país de alimentos y medicinas para la población; a liberar a los cientos de presos políticos que están injustamente encarcelados por concebir un modelo de desarrollo para Venezuela; y por último, a reconocer y respetar a la Asamblea Nacional y sus actos legislativos en virtud de ser el único Poder del Estado legítimo al ser electo por 14 millones de venezolanos; parte del contexto que dio a lugar a la conformación del “Frente Amplio Venezuela Libre”.

La tragedia venezolana ha sido expuesta por varios organismos del sistema de la Organización de las Naciones Unidas. La UNICEF declaró, el 28 de febrero pasado a través de un comunicado de prensa, que un creciente número de niños venezolanos están sufriendo de desnutrición como consecuencia de la crisis provocada por las políticas que aplica el gobierno de Maduro. La FAO declaró en su Informe Global de Crisis Alimentarias de 2017 que el empeoramiento de la situación económica de Venezuela puede causar una severa escasez de bienes de consumo, incluyendo alimentos y medicinas.

El Alto Comisionado para los Derechos Humanos ya manifestó su alarma por la constante violación de los derechos humanos en Venezuela. Expresó su preocupación por los crímenes cometidos por las ejecuciones extrajudiciales, por la erosión de las instituciones democráticas, por la violación por parte del régimen venezolano del principio fundamental de la separación de poderes, así como por el injusto encarcelamiento de políticos venezolanos.

Igualmente, ACNUR opinó sobre el masivo éxodo de venezolanos hacia países vecinos, particularmente hacia Colombia y Brasil. La tragedia de nuestros connacionales que se han visto obligados a emigrar, contra su voluntad y en la búsqueda de bienestar propio y de sus familias, ha motivado al Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Refugiados a solicitar a países de América Latina dar respuesta a las necesidades de nuestros conciudadanos, a quienes les ha calificado de refugiados.

En razón de lo manifestado con anterioridad, esta misiva no sólo estima la finalidad de presentar el “Frente Amplio Venezuela Libre”, sino que además, en el marco de los planteamientos propios, consagrados en el Manifiesto fundacional de dicho Frente, solicitamos, ante su honorable autoridad, lo siguiente:

En primer término, que se establezca un trabajo conjunto entre la Organización de las Naciones Unidas y el “Frente Amplio Venezuela Libre” con el fin de conciliar soluciones para atender la grave situación social, económica y política que vivimos en nuestro país.

Asimismo, ante la crisis humanitaria que ha devastado a nuestra Nación, generando tragedia y miseria a nuestros hermanos, solicitamos, con la prontitud que amerita y con un sentido de urgencia que cobra vidas diariamente, se brinde el apoyo humanitario necesario, reforzando los esfuerzos y mecanismos de presión que hagan de este petitorio una realidad inmediata para poder al menos, atender la emergencia en materia de salud y alimentos que agobia a los venezolanos.

Igualmente, toda vez que el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, solicitó al gobierno de Nicolás Maduro que abra las puertas a la ONU para verificar sobre el terreno lo que sucede en la Nación, requerimos sea respaldada dicha posición y, de igual forma, sean realizadas todas las gestiones necesarias para que la Organización de Naciones Unidas pueda enviar a Venezuela una Comisión que constante la situación de Derechos Humanos en el país.

En ese mismo orden de ideas, todos los actores firmantes asumimos que lo convocado para el próximo 20 de mayo es un fraude y no una verdadera elección presidencial libre. Los miembros de este Frente entendemos que un proceso en el que no se cumplen con los principios dictados por la ley, que además es convocado por un órgano espurio y que no ha sido reconocido por un número significativo de naciones, así como tampoco por la Asamblea Nacional, único órgano legislativo legítimo del país, no es válido, ni será aceptado por el pueblo venezolano. Es por ello que los demócratas venezolanos, decidimos no participar en dicha contienda fraudulenta, y, en este sentido, nos valemos de la presente comunicación para instar a que la Organización que usted representa, pueda realizar las gestiones diplomáticas ineludibles para que en Venezuela se puedan realizar verdaderas elecciones libres, justas y transparentes.

Continuando con la materia electoral subrayamos que la solicitud del régimen venezolano para que la Organización de las Naciones Unidas envíe una misión de observación para las convocadas elecciones carece de sentido y fundamento legal, toda vez que la convocatoria de dicho proceso electoral carece de legitimidad de origen y es rechazada por la comunidad nacional e internacional.

Como bien lo ha afirmado su portavoz, para que se brinde observación internacional se requiere de un mandato de la Asamblea General o del Consejo de Seguridad, y visto el rechazo que ya han expresado grandes bloques de países de la región como el Grupo de Lima o la Unión Europea, en conjunto con miembros del Consejo de Seguridad como Estados Unidos, Francia o el Reino Unido, consideramos que podría ser improcedente la participación de una misión observadora de la ONU ante este escenario. Que la Organización de las Naciones Unidas enviase cualquier tipo de delegación o representación al fraudulento proceso convocado para el 20 de mayo representaría un grave perjuicio que pudiese ser utilizado por el régimen de Nicolás Maduro para dar un tinte de legalidad a un proceso que carece de ello, situación que sabemos no sería respaldada por su Organización. En ese sentido, desde el “Frente Amplio Venezuela Libre” indudablemente respaldaríamos la participación de la ONU en calidad de observador internacional en un proceso electoral, siempre que el mismo sea libre, justo y transparente, y no contribuya a legitimar un proceso fraudulento.

Ante lo ya manifestado, desde este Frente, conformado en defensa de la democracia y la Constitución de 1999, en reivindicación de los derechos del pueblo y las libertades ciudadanas, y comprometidos con los ideales republicanos del libertador Simón Bolívar y de los precursores de nuestra independencia, nos despedimos extendiéndoles nuestra más sentida gratitud por la preocupación demostrada. La solidaridad de las naciones hermanas funge como factor fundamental para lograr la solución a las profundas problemáticas políticas, sociales y económicas de nuestro país; en ese sentido le reiteramos nuestra mayor estima y consideración.

En Caracas a los 12 días del mes de marzo de 2018.

 

@venprensa – CIDNP.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: