Contacto Saludable: 7 Puntos importantes acerca de un orzuelo

Un orzuelo (término médico: hordeolum) se desarrolla cuando una glándula sebácea del borde del párpado se infecta. La consecuencia es algo muy similar a un grano en el párpado. El orzuelo puede crecer hacia adentro o hacia afuera.

A continuación se presentan siete puntos que debe saber acerca del orzuelo:

1. Los primeros signos son el dolor, enrojecimiento de la zona, inflamación y aumento de la sensibilidad.

Luego de la aparición de estos síntomas, se comenzará a desarrollar un pequeño grano en la zona afectada. Usualmente esto va acompañado de inflamación en los ojos. En ocasiones solamente se inflama el área inmediata; en otras, el párpado en su totalidad.

2. Los orzuelos no suelen causar problemas en la visión.

Su capacidad de ver, tanto de lejos como de cerca, no se ve afectada por la presencia de un orzuelo.

3. La causa del orzuelo es una bacteria estafilococo.

Esta bacteria se encuentra normalmente en la nariz, por lo que es muy fácil trasladarla hasta el ojo cuando luego de tocarnos la nariz nos tocamos el ojo.

Orzuelo externo.

Los orzuelos no suelen ser perjudiciales para la vista, y por lo general se curan por sí solos en unos días.

4. Un orzuelo es contagioso, sin embargo…

Prácticamente todos presentamos esta bacteria causante de los orzuelos en nuestra piel. Todos, sin importar la edad, podríamos desarrollar un orzuelo sin la necesidad de contaminación externa.

De todas formas, si tiene un orzuelo, debería intentar evitar el contagio al ojo de otra persona. Es muy probable que ante el mínimo contacto, otra persona desarrolle un orzuelo u otra infección. Para ello, debe mantener sus manos y ojos limpios, y no compartir almohadas, sábanas, pañuelos o toallas con otros.

5. La mayoría de los orzuelos desaparecen por sí mismos en el correr de unos días.

Puede acelerar el proceso aplicando compresas calientes de 10 a 15 minutos, tres o cuatro veces al día, durante varios días.

Esto aliviará el dolor y ayudará a la evolución natural del orzuelo, muy similar a la de un grano. En la mayoría de los casos, el orzuelo se romperá, drenará y curará sin necesidad de mayor intervención.

6. Nunca explote un orzuelo.

No debería explotar un orzuelo de la misma forma que lo haría con un grano. Permita que el orzuelo evolucione y se rompa por sí mismo.

Un orzuelo que se desarrolla en la parte interna del párpado (orzuelo interno) tal vez no evolucione y no se cure por sí mismo. Estos orzuelos pueden traer alguna complicación, por lo que su profesional de la visión tal vez deberá abrirlo y drenarlo.

Orzuelo interno.

Si tiene orzuelos con frecuencia, su especialista le puede prescribir un ungüento antibiótico como prevención. Puede recomendarle también el uso diario de paños húmedos para limpiarse los párpados, lo que reduce el riesgo de aparición de orzuelos y blefaritis.

7. Otros problemas en el ojo pueden acompañar al orzuelo.

Con frecuencia puede notar que el ojo afectado por el orzuelo también se pone lloroso, con sensibilidad aumentada a la luz, y la sensación de que hay un objeto en su ojo (los especialistas lo denominan “sensación de cuerpo extraño”).

Chalazion: bultos que no son orzuelos

Muchas veces confundidos por orzuelos, un chalazion es una glándula sebácea del párpado cuyo canal de salida queda bloqueado. Durante los primeros días puede ser muy similar a un orzuelo, pero luego se vuelve un bulto indoloro, duro y redondeado.

Chalazion.

Suelen aparecer más lejos del borde del párpado que los orzuelos.

A pesar de que el tratamiento recomendado para el orzuelo también sirve para acelerar el proceso de un chalazion, este puede persistir de uno a varios meses. Si el chalazion continúa luego de varios meses, puede ser necesario que un especialista realice un drenaje del mismo, o aplique una inyección de esteroides para acelerar la curación.

Otros bultos comunes en los párpados

Milia. También conocida como “puntos de leche” o “semillas de aceite”, los milia son pequeños quistes blancos, usualmente en la capa más superficial de la piel (epidermis) del párpado y en los alrededores de los ojos y nariz. Pueden aparecer cuando las células muertas de la piel no se desprenden como lo hacen normalmente y quedan atrapadas en la base de una glándula sudorípara o folículo piloso, formando un relieve similar a un punto de pus de un grano.

Milia.

Los milia son frecuentes en los recién nacidos, aunque los adultos también pueden presentarlos. En bebés, suelen curarse por si solos en una o dos semanas, mientras que los adultos requerirán tratamiento médico.

El método más utilizado para la remoción de un quiste de este tipo, es a través de una simple escisión quirúrgica (sin necesidad de puntos) por un dermatólogo.

Xantelasma. Se trata de un subtipo de xantoma, y esta condición de la piel se caracteriza por bultos amarillentos (placas) debajo de la piel, alrededor o en los propios párpados.

Xantelasma.

Generalmente aparecen como lesiones en forma de disco, planos, con bordes bien definidos, variando en tamaño desde algunos milímetros hasta tres pulgadas en los casos más severos.

Son causados por cúmulos de algunas grasas, colesterol principalmente, debajo de la superficie de la piel, y se pueden relacionar con condiciones de altos niveles de lípidos en sangre como colesterol elevado. Su crecimiento no es maligno, sin embargo los niveles excesivos de lípidos en sangre pueden aumentar el riesgo de desarrollo de enfermedades cardiovasculares, por lo que el médico debe realizar los estudios pertinentes.

Los xantelasmas no suelen presentar síntomas, y pueden ser removidos por su médico por fines estéticos. Vía AllAboutVision.com – https://twitter.com/VENPRENSA – https://www.instagram.com/venprensa/ – @venprensa – SNNV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *