Contacto Saludable: Lo bueno y lo malo de hacer ejercicio durante el embarazo

Yoga, aeróbicos, rumbaterapia y natación son algunas actividades de acondicionamiento físico que pueden hacer las mujeres gestantes. 

Durate el periodo de gestación es posible prepararse con el ejercicio para afrontar los cambios que se producen en el cuerpo debido al embarazo. Se pueden realizar ejercicios aeróbicos y funcionales, con cargas moderadas, para el fortalecimiento de la pared pélvica con el objetivo de alistar su cuerpo para el parto.

El embarazo es un proceso en el que el cuerpo de la mujer se somete a muchos cambios por la gestación, tanto fisiológicos como metabólicos y morfológicos para el desarrollo del bebé en el vientre materno.

Según el médico, especialista en medicina del deporte y actividad física de la Universidad El Bosque, Carlos Ulloa, “el movimiento de las mujeres en embarazo va siendo más complejo, porque el  volumen de su cuerpo va cambiando y les es más difícil desplazarse, por lo tanto el ejercicio debe ser moderado y siempre bajo supervisión profesional”.

La intensidad con la que se realiza depende en gran medida del tiempo de gestación “Hay condiciones o enfermedades que se presentan durante el primer trimestre del embarazo, como las amenazas de aborto o debilidad placentaria, en esos casos debe suspenderse el ejercicio”, explicó.

Sugeis Montenegro, de 41 años, a sus siete meses de gestación, realiza aeróbicos y dirige caminatas de 5 km con grupos de tercera edad. “Practico ejercicio 3 veces por semana, de 20 a 30 minutos moderados, entre los beneficios que he sentido está la disminución del cansancio, dolores en la zona pélvica, me siento de mejor ánimo y más activa”, dijo.

Hay ciertos ejercicios que expertos recomiendan durante el embarazo, los estiramientos, yoga y ejercicios de piscina, ejercicios que mejoren la respiración, los aeróbicos, la rumbaterapia, entre otros que no tengan gran impacto articular. Asimismo, los ejercicios de alto impacto, o de contacto físico, deben suspenderse por considerarse perjudiciales para el bebé.

“Si la actividad que realizaba era de contacto debe suspenderse de inmediato, porque los golpes pueden causar daños al bebé. En el segundo trimestre puede haber alteraciones de hipertensión y glicemia, allí la actividad física debe ser supervisada y leve. Cerca del parto debe haber mucho más cuidado porque no es tan fácil para la mujer moverse, no puede trotar, ni montar bicicleta todoterreno. Los ejercicios suaves y controlados como la natación, bicicleta estática, cuidando siempre que duela el abdomen porque la actividad física podría adelantar el parto”, dijo Ulloa.

 

Existen programas de acondicionamiento físico diseñados especialmente para mujeres en estado de gestación.

Programas

Bodytech Moms es un programa dirigido a mujeres en embarazo a partir de la semana 14.

“Uno de los objetivos es brindar un programa integral a la mamá y su familia para la preparación durante la etapa de gestación y postparto. Con ejercicios en gimnasio, piscina, psicoprofilácticos o teóricos, y hasta cuatro meses después de nacido el bebé; se busca proporcionarle a la mamá bienestar, concibiendo el embarazo y el parto como una bonita experiencia donde la mujer se siente plena y preparada”, manifestó Carolina Gómez, fisioterapeuta, instructora en psicoprófilaxis obstétrica del programa.

Otro de los proyectos especializados para ejercitar y estimular a las mamás y a sus bebes, en esta importante etapa, es Watermommy, el cual es un programa de estimulación prenatal acuática.

“El programa busca fomentar el bienestar integral de mamá y bebé de manera segura, queremos que la mujer experimente una conexión y una experiencia saludable con su bebé desde los inicios de su vida. Buscamos crear un espacio donde las mamitas puedan compartir experiencias, mientras cuidan de sus cuerpos y se preparan para el parto y postparto”, dijo Victoria Movilla, especialista en acondicionamiento en el agua y Aquafitness de la Universidad Alto Rendimiento en España.

Según Ulloa, es importante tener en cuenta que el ejercicio durante el embarazo no presenta mayor contraindicación si existe un hábito creado con anterioridad, las complicaciones se pueden empezar a manifestarse, cuando no haya una rutina diaria de ejercicio en la vida de la mujer y, tras el embarazo, comience las actividades sin supervisión médica.

“El embarazo no es una enfermedad, por nuestra salud es bueno seguir la vida con naturalidad. El ejercicio me ha hecho disfrutar más esta linda experiencia”, concluyó Jenny Villafañe. Vía ElHeraldo.co – https://twitter.com/VENPRENSA – https://www.instagram.com/venprensa/ – @venprensa – SNNV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: