Contacto Saludable: Qué comer para tener un hígado saludable

Veamos los alimentos más adecuados para tu hígado. La ictericia es una acumulación de bilirrubina en la sangre; demasiada hace que la piel, los ojos y las encías se pongan amarillas. El hígado es el órgano que filtra la bilirrubina de la sangre, por lo que la ictericia suele estar relacionada con una enfermedad o insuficiencia hepática.

¿Qué papel juega la dieta?

La dieta juega un papel importantísimo tanto en la recuperación como en la prevención de la ictericia, pues durante la digestión, el hígado produce bilis que ayuda al intestino a descomponer las grasas.

También es responsable de procesar o metabolizar la mayoría de los nutrientes, toxinas y medicamentos digeridos.

Todos los alimentos y bebidas requieren que el hígado trabaje, pero los diferentes nutrientes y sustancias químicas se digieren y metabolizan de manera distinta, lo que hace que para el hígado, unos alimentos sean más ‘amigables’ que otros.

Cuando los alimentos son difíciles de digerir, aumenta su trabajo. Esto ocurre sobre todo con grandes cantidades de azúcares refinados, sal y grasas saturadas.

Qué comer

Hay ciertos alimentos y bebidas que la mayoría de las personas con ictericia deberían añadir a su dieta. Estos incluyen:

Agua

Mantenerse hidratado es una de las mejores maneras de ayudar al hígado a recuperarse de la ictericia. El agua no solo ayuda a facilitar la digestión, sino que también ayuda al hígado y a los riñones a eliminar las toxinas. Cantidad recomendada: Alrededor de 2 litros de agua al día.

Frutas y vegetales frescos

Las frutas y verduras frescas contienen poderosos antioxidantes y fibra que pueden ayudar a limitar el daño hepático durante el metabolismo y facilitar la digestión.

Todas las frutas y verduras son aptos para el hígado, pero algunas variedades son especialmente beneficiosas: arándanos, uvas, frutas cítricas, especialmente limones, limas y pomelos, papayas y melones, calabazas, batatas, aguacates y aceitunas, tomates, zanahorias, remolachas y nabos, vegetales crucíferos, como el brócoli, la coliflor y las coles de Bruselas, el jengibre y ajo o las espinacas y la col rizada. Lo ideal es comerlas enteras y evitar los zumos o mezclas de frutas.

Café y té de hierbas

El café y el té de hierbas contienen altas dosis de antioxidantes, además de cafeína, que puede ayudar a estimular la digestión.

Granos enteros

Los alimentos de grano entero contienen altas cantidades de nutrientes que le vienen estupendamente al hígado, incluyendo grasas saludables, fibra, antioxidantes y minerales.

Nueces y legumbres

La mayoría de las nueces y las legumbres son ricas en antioxidantes, incluida la vitamina E y el ácido fenólico.

Las nueces enteras y las legumbres también suelen ser ricas en fibra y grasas saludables. Diversos estudios han demostrado que las nueces son beneficiosas para la función hepática cuando se consumen regularmente, según información de MuyInteresante. Vía ElImparcial.com – https://twitter.com/VENPRENSA – https://www.instagram.com/venprensa/ – @venprensa – SNNV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: