LA MAMÁ GUAPA Y APOYADA: Hijos sobreprotegidos, adultos indefensos 


www.laguapayapoyada.com.ve
Twitter
Instagram y Facebook @laguapayapoyada

Hola amigos. Un placer saludarles. Deseando que esta semana traiga lo mejor para ustedes. En esta oportunidad decidí escribir sobre la sobreprotección en nuestros hijos, porque conversando con algunas amigas mamás, me llama la atención lo dañino que puede ser para nuestros hijos el hecho de sobreprotegerlos.

Los hijos vienen a este mundo a formarse con una finalidad establecida qur se descubrirá a medida que ellos vayan creciendo, está en los padres ayudarlos, levantarlos, formarlos y ayudarlos a que ellos tengan las herramientas para ser adultos independientes. Ese es el deber ser.
Sin embargo he visto, que las mismas circunstancias, situaciones que vivimos a diarios o quizás nuestros propios miedos, hacen que se lo trasmitamos a nuestros hijos. A veces ni siquiera son miedos, si no que es una falta de confianza en nuestra vida de adultos que nos impide confiar y entonces somos “padres desconfiados” que no dejamos a nuestros hijos en ningún lado.
Es entonces cuando le vamos pasando nuestros miedos, desconfianza y cualquier “saco de sentimientos negativos” a nuestros hijos.
¿Qué consecuencias puede traer un padre o madre sobreprotector? Hijos inseguros, hijos con autoestima baja, con desconfianza de su mundo exterior.
¿Cuáles son las razones por la que una madre o un padre se vuelve inseguro? Pueden ser causas internas o una consecuencia de algún hecho no sanado en infancia, eso es algo muy individual, lo que si es cierto es que si no le damos esas herramientas de seguridad a nuestro hijos, lamentaremos las consecuencias cuando ellos sean adultos indefensos.
Entonces revisemos en nuestro hogar, como es la crianza que le estamos dando a nuestros hijos, si le estamos dando las mejores herramientas y condiciones para que se desarrolle en un entorno familiar que le denote seguridad, a veces ni siquiera son los padres: papá o mamá, a veces son los abuelos, los que hacen que nuestros hijos no se enfrenten al mundo como deberían. Así que tomen la decisión más difícil e importante de poner correctivos al asunto, desde el punto de vista más amoroso.
Es momento de revisar la crianza que le estamos dando a nuestros hijos, incluso si están pequeños es el mejor momento, porque allí es cuando aún estamos a tiempo, de corregir, porque cuando son adultos es que verán las consecuencias en un hombre o una mujer que no puede afrontar las situaciones de su vida.
Y recuerden, niños amorosos serán adultos con herramientas y con una gran fortaleza para afrontar sus vidas. ¡Hasta un próximo biberón!. @venprensa- @jacmibelrosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *