CONTACTO SALUDABLE: Cosas que haces en el baño habitualmente que perjudican tu salud

A lo mejor no lo sabías, pero hay cosas que haces habitualmente en el cuarto de baño que pueden perjudicar tu salud. En este artículo vamos a mostrarte algunas de ellas para que puedas identificarlas y sustituirlas por otras más saludables.

Aunque a priori te puedan parecer completamente inofensivos y seguros, lo cierto es que diversos hábitos que seguimos en el baño no son todo lo higiénicos que pensamos y pueden poner en peligro tu salud. Acciones tan sencillas como tirar de la cadena sin bajar la tapa, tener el cepillo de dientes demasiado cerca del inodoro o frotar tu piel demasiado fuerte mientras te duchas pueden tener consecuencias negativas.

A continuación te dejamos una lista de hábitos en el baño que pueden ser malos para la salud, así que toma nota y evítalos o cámbialos por otros más saludables.

  • Frotas tu piel demasiado fuerte cuando te lavas. Para limpiar tu piel no es necesario frotar de una forma demasiado agresiva. Si lo haces, puedes eliminar la barrera protectora natural de tu cuerpo.
  • No te enjuagas lo suficiente en la ducha. Antes de salir de la ducha, aclara a conciencia tanto tu cabello como tu cuerpo para eliminar cualquier resto de champú, acondicionador o gel. De lo contrario, estos productos pueden causar irritación, obstruir los poros y producir acné.
  • Te frotas con la toalla al salir de la ducha o el baño. Si frotas tu cuerpo con la toalla de manera agresiva tras ducharte, eliminas algunos de los lípidos, proteínas y ácidos grasos que protegen tu piel de la irritación. Lo mejor es usar la toalla de una forma suave y delicada.
  • Vuelves a colocar la escobilla en el soporte después de usarla. Esto hace que el soporte de la escobilla se llene de los gérmenes que has limpiado en el inodoro. Lo mejor es desinfectar el cepillo y dejarlo secar por completo después de cada uso.
  • Pasas demasiado tiempo sentado en el inodoro. Muchas personas aprovechan los momentos que pasan en el baño para leer, consultar el correo electrónico o echar un vistazo a las redes sociales. Evita exceder el tiempo que pasas en el servicio porque esto está asociado con un mayor riesgo de padecer hemorroides o agravar su estado.
  • Tu cepillo de dientes está demasiado cerca del inodoro. Es recomendable que pongas tu cepillo de dientes a una distancia de 1,8 metros o más del inodoro, ya que de lo contrario la materia fecal y la orina podrían contaminarlo.
  • No bajas la tapa para tirar de la cadena. Aunque no lo creas, la materia fecal y los restos de orina pueden volar a una distancia de 1,8 metros al bajar la poceta. Por ello, lo mejor es que bajes la tapa y después tires de la cadena, de esta forma no salpicará.

Ahora que ya sabes los riesgos que corres, solo tienes que cambiar los hábitos y seguir las recomendaciones. Vía ComputerHoy.com/Sandra Arteaga – https://twitter.com/VENPRENSA@VENPRENSA – SNNV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: